miércoles, 22 de enero de 2014

Fases de las due diligences de la Innovación o la tecnología, Fase VIII "Valoración de la Innovación"


VALORACION ECONOMICA DE LA INNOVACION

-          La valoración económica de la innovación es un elemento clave del plan de negocio, y sirve para determinar el escenario de valor a partir del cual el emprendedor está dispuesto a ceder una parte de las acciones del proyecto a cambió de una inversión determinada.

Este es un capítulo de especial importancia del que aquí destacaremos solamente las partes objetivas, es decir, ¿cómo calcular el valor?, teniendo en cuenta que, también a través de la experiencia de este autor (que ha negociado entre otros, con los mas importantes fondos de capital riesgo) merece la pena dedicar un punto exclusivo al escenario de negociación entre emprendedor e inversor (nunca el valor del emprendedor coincide con el valor del inversor) el cual lo desarrollaremos más ampliamente un poco mas adelante en un post específico para El capital riesgo.

Ya que como hemos dicho, los valores de emprendedor e inversor nunca coinciden, es necesario ofrecer un escenario bien planteado en el que los activos y los pasivos del proyecto ofrezcan una base de partida sobre la que negociar.

Es obvio también, y este es un recurso muy manido del capital riesgo para intentar aumentar el valor de su inversión; que el emprendedor necesita la financiación de la que dispone el inversor, pero el emprendedor debe mantenerse fiel a su espíritu creador y creativo, “si el capital riesgo está negociando con él, es porque tiene un interés, y cree que su proyecto le puede hacer ganar un beneficio que ha prometido a sus accionistas” (normalmente, quién negocia una inversión de un fondo de capital riesgo no es el dueño del dinero, es un gestor contratado que busca el mayor beneficio para los accionistas del fondo).

Para la determinación del valor existen distintos métodos que pasan por un examen exhaustivo de los flujos financieros del plan de negocio. Es obvio que hay que dar una valoración al `proyecto y a la innovación, pero para una total objetividad de la misma, hay que realizar las hipótesis financiero económicas del plan, siempre teniendo en cuenta la preimisa de que se materializarán las entradas de capital para la realización del proyecto (inversión).

Hay que tener en cuenta unos factores determinantes antes de decidir si acudir al capital riesgo o inversores privados, o por el contrario acudir al convencional apalancamiento financiero.

Describiremos previamente los pros y los contras de cada una de ambas opciones:

Apalancamiento financiero, contras.

-          En la actualidad es muy difícil de conseguir si no se aportan garantías dinerarias.

-          Hay que aportar garantías.

-          Hay que devolver el dinero, y con intereses.

-          Si el proyecto no genera las rentabilidades previstas, habrá que devolver igualmente los préstamos, los intereses, o se ejecutarán las garantías.

Apalancamiento financiero, pros.

-          Si el proyecto es bueno y da rendimiento, siempre es mas barato devolver el dinero a un banco, que pagar eternamente dividendos a un accionista.

-          Si el proyecto es bueno, siempre será menor la cantidad a devolver al banco que la suma del valor de las acciones que hemos cedido a cambio de la inversión.

-          Hay algunas posibilidades, aunque remotas, de garantizar el apalancamiento bancario con sociedades de garantía reciprocas (normalmente exigen afianzamiento a los emprendedores).

-          Las condiciones son estándares.

-          La banca no entra en la gestión empresarial.

Los pros de uno son los contras del otro y viceversa..

Capital riesgo o inversores, contras

-          Es difícil de conseguir, si no se tiene un buen plan de negocio soportado por una buena due diligence

-          Si el proyecto es bueno habrá que pagar dividendos proporcionales al porcentaje de acciones cedido a cambio de la inversión, que siempre será mas dinero que devolver un préstamo

-          Hay que negociar los pactos entre accionistas y las condiciones de salida.

-          Algunos fondos de capital riesgo o accionistas entran en la gestión de la sociedad (a menudo entran en el consejo de administración)

Capital riesgo o inversores, pros.

-          La garantía es el plan de negocio y el equipo emprendedor, no hay garantías dinerarias.

-          Si el proyecto fracasa o no genera el valor esperado, no hay que devolver ningún dinero (todos pierden el valor de sus acciones en la proporción en que las ostenten), éste es un “pro” relativo ya que nadie espera el fracaso de su proyecto

-          La aportación de conocimiento de algunos fondos o inversores a la gestión de la sociedad puede ser beneficiosa.


Una vez realizado el proceso de due diligence, se valora el mismo por áreas y se le da una puntuación a cada una de las áreas en función de la escala determinada en el inicio de este capítulo.

La due diligence es el instrumento que de manera objetiva aporta coherencia a la estructura del proyecto y cimienta solidamente las bases del plan de negocio, el cual actuará como hoja de ruta en el desarrollo de la empresa y en la materialización de cada una de sus fases.

Es obvio que el realizar la due diligence no es garantía para la consecución de la financiación ya que los resultados objetivos de la misma pueden no ser coincidentes con los objetivos de seguridad y de rentabilidad del potencial inversor, lo que si es evidente es que reducirán las incertidumbres con respecto al plan y que si una vez eliminadas, el proyecto es viable y ofrece rentabilidad, es casi seguro que se obtendrá la financiación.


La experiencia de este autor ha conocido proyectos mediocres pero con unas buenas due diligences que han sido plenamente financiados, y buenos proyectos que no han sido capaces de explicarse a través de las due diligences y que no han llegado a obtener financiación.