martes, 4 de febrero de 2014

¿ Competir o Innovar ?

Innovar es realizar productos o servicios de manera diferente a como los realizan los demás, pero lo que es mas importante, generando un valor añadido.

¿Por qué es tan importante y está tan de moda el innovar?

La respuesta está en la rentabilidad que espera encontrar el inversor sobre su inversión:

El hecho de replicar modelos de negocio actuales mejorándolos en algunos aspectos, solo hará que se aumente la competitividad entre empresas, que ya es bueno, pero probablemente sea insuficiente de cara a las expectativas de rentabilidad de un inversor.

Un proyecto empresarial que mejore sustancialmente a otro parecido puede hacer que con esta diferenciación se capten mas clientes, o clientes existentes compren mas, o se genere mayor fidelización, y estos hechos probablemente hagan aumentar algún punto la rentabilidad del negocio, pero lo que realmente espera el inversor, sea este inversor privado o fondo de capital riesgo, es que el modelo de negocio en el que invierta genere una rentabilidad muy superior a las rentabilidades medias que generan las empresas convencionales, y esto solo puede conseguirse con modelos de negocio innovadores, que generen nuevos mercados y estos, grandes rentabilidades al no tener los frenos que tienen los mercados cuyos productos y sus precios pueden comparase con facilidad.

Así las cosas, difícilmente conseguiremos atraer a un inversor con un proyecto que solo mejore la competitividad y que esta mejora haga aumentar solo algunos puntos la rentabilidad del proyecto en comparación con otras empresas del mismo sector

Las altas rentabilidades generadas por negocios innovadores hacen también atractiva la inversión por la posibilidad que ofrecen de generar plusvalías las acciones adquiridas por el inversor a través de su inversión en el proyecto, así el inversor siempre tiene la posibilidad de vender sus acciones a una empresa mayor que pueda adquirir a la empresa innovadora, o las acciones que ostente de la misma, una vez ésta haya materializado sus objetivos y conseguido los hitos previstos.

Pero ¿donde encontramos los caminos de diferenciación entre lo que está hecho hasta ahora y lo que se puede hacer generando esa buscada diferenciación y ese valor añadido?.

Describo a continuación una síntesis del estudio realizado por el comité de bioética de la UNESCO sobre la Transgresión como elemento de innovación.

 La transgresión; sin dudas, es inicialmente considerada el límite, como la línea final que circunda el espacio de lo permitido dentro de cada práctica social y profesional. Acercarse a los mismos contornos coloca a los practicantes ante el vértigo de lo que está más allá y ante la amenaza de sanción si a ello se accede (la mala práctica, la interdicción, lo demonizado). No obstante, se revelará que esta consideración tiene la estructura de un verdadero problema: no dejará de indicar las fronteras del propio campo legalizado, pero sólo podrá mantenerse a fuerza de ser puesta en cuestión, revelando la materia que la ha construido. Por ello, se enfatizará sin dudas esta otra cara radical: es una verdadera y completa condición dentro de la ética su violación y desplazamiento, para fundar sobre ella el progreso de la ciencia, la técnica y las tecnologías consecuentes.

La transgresión es una “conditio sin equa non” de la ética; demonizada aunque necesaria,, presente pero velada, inviolable aunque deslizable, y de ella no se puede prescindir.

Sin un fenómeno transgresor los grandes cambios sociales no se hubieran producido, la mujer actual del siglo XXI seguiría siendo una persona destinada a las labores domésticas si alguien no hubiera transgredido el establishment de mediados del siglo XX

Innovar es en muchas ocasiones transgredir el "establishment"

A continuación expongo un ejemplo claro de como la innovación a partir de la transgresión puede no solo proporcionar considerables beneficios, sino que ademas facilita la captación de inversión (ver post anteriores)

En este proyecto obtuvimos en dos meses de inversores privados toda la inversión necesaria para la materialización del proyecto.

Reproducción facsímil de un antiguo Kama Sutra Persa, 

Se vende a 10.000 € la unidad, serie limitada a 600 unidades.

El primer año hemos vendido mas de 150 unidades.