jueves, 20 de marzo de 2014

Elevator Pitch

En quince años de creación y financiación de empresas de innovación y tecnológicas  en los que he levantado casi cinco millones de Euros http://miguelhuguet.com/  de inversores privados y de capital riesgo, he tenido ocasión de contactar y negociar no solo con los mencionados gestores de excesos de liquidez, sino que también he podido negociar con instituciones como CDTI (Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial), ENISA (Empresa Nacional de Innovación SA.), ICEX (Instituto de Comercio Exterior), con los cuales también he apalancado muchos de los proyectos, incluso con alguna SGR (Sociedades de Garantía Reciproca) con las que he avalado algunos de los apalancamientos mencionados. Con todas las instituciones mencionadas siempre ha habido un comentario común:

Ideas hay muchas, ¡ nos llegan a cientos ¡, pero proyectos estructurados con unas due diligences y un plan de negocio realizados nos llegan muy pocos.

De hecho, comentan que de cada cien “ideas” que les llegan y les piden que tienen que volver pero con un plan de negocio, el noventa por ciento no vuelven a aparecer.

La realidad es que como ya he mencionado en mis blog anteriores, ni la administración ni la universidad pública han destinado muchos recursos a formar emprendedores  http://miguelhuguet.blogspot.com/2014/01/la-universidad-espanola-solo-ensena-ser.html  no solo eso sino que además parece que en lugar de fomentar y estimular el espíritu emprendedor lo que se ha hecho es todo lo contrario http://miguelhuguet.blogspot.com/2013/12/aprender-emprender.html  es por esta razón por la que hay poca costumbre en realizar todos los protocolos para que una idea pase a ser un proyecto, y éste pase a ser un plan de negocio.

Solo a través de la realización de todos los parámetros de las due diligemnces de la innovación y la tecnología y su correspondiente plan de negocio conseguiremos la credibilidad, objetividad y confianza suficiente como para que algún inversor pueda sentirse atraído para estudiar nuestro proyecto.



El Elevator Pitch es la cúspide, es la culminación de todo el plan, es la capacidad que tenemos de ser “concretos” y de ser sobre todo “precisos” en la breve exposición del proyecto.

Se dice popularmente que “la primera impresión es la que vale”, pues el Elevator Pitch es esa primera impresión, y si en esa primera impresión no somos capaces de ser concretos y precisos es seguro que nunca volveremos a tener la oportunidad de dar esa primera impresión, podremos dar una segunda, o una tercera, pero nunca volveremos a poder dar una “primera impresión”

Mi consejo para cualquier emprendedor:


Nunca presentes tu proyecto hasta que no tengas realizados todos los procesos de evaluación de las due diligences y de realización del plan de negocio y de ellos hayas podido realizar tu resumen ejecutivo. A partir de este punto debes realizar aquello que es mas complicado pero mas necesario: La síntesis que te permita explicarlo todo con seguridad en un minuto: El Elevator Pitch
 http://miguelhuguet.blogspot.com/2013/11/elevator-pitch-nunca-hay-una-segunda.html